Desfibrilador

Nuestro compromiso llega a todos los ámbitos de la sociedad, especialmente en el de la salud, pero también colegios, asociaciones, empresas, edificios públicos, clubs deportivos, hoteles, playas, transporte público, comunidades de vecinos, centros comerciales, etc.

Nuestro objetivo es contribuir al mayor número de espacios cardioprotegidos, aquellos que cuentan con un desfibrilador en sus instalaciones, correctamente ubicado y señalizado.

Los desfibriladores de uso público son los llamados DEA (desfibrilador automático) y DESA (desfibrilador semiautomático), los más utilizados para uso no sanitario.

Un DEA puede significar la diferencia entre la vida y la muerte para ayudar a una persona que está siendo víctima de un paro cardíaco hasta que llegue un profesional médico.